Domingo 29 de Noviembre 2020

Publicado el 23.Agos.2019

Cómo comunicar la propia obra y no perderse en el intento

Workshop de artistas por Mariana Rodríguez Iglesias

“¿Qué hace que un artista se convierta en tal?” Así comenzó Mariana Rodríguez Iglesias el workshop GPS: Gestión Portfolio Statement el viernes 23 de agosto en Espacio Cabrera. A partir de esta premisa la historiadora, crítica y curadora intentó dar cuenta de la figura del artista contemporáneo, así como del funcionamiento del sistema del arte y las herramientas necesarias para poder ingresar al circuito.

Si bien a lo largo de la historia las categorías que les dieron valor a los artistas fueron cambiando, Mariana explicó cuáles son las que de alguna u otra manera contribuyen en la actualidad a la legitimación. Así tomó como referencia el libro Siete días en el mundo del arte (2008) de Sarah Thornton, cuyos capítulos son: las subastas, las ferias de arte, las clínicas, la crítica, los premios, las visitas a los estudios y las Bienales. Estos vienen a ser los espacios contemporáneos por excelencia de networking, formación y pensamiento crítico, así como de circulación y reconocimiento.

Tener acceso a estas plataformas no siempre es fácil y más cuando nos encontramos en una época, en donde las exigencias son cada vez mayores. De acá la relevancia de las prácticas que rodean la producción en sí misma, las famosas tareas de “papeleo”. Este paradigma, alejado de la imagen de hacedor cubierto de pintura en el taller, se estableció tras la profesionalización del campo del arte, allá por la primera década del siglo XXI en Buenos Aires. Sumado al advenimiento de una nueva figura de artista con tintes empresariales, quien “trabaja con su computadora bajo el brazo, analizando los problemas del mundo con la finalidad de dar soluciones con su obra”, comentó Mariana.

En la actualidad, es importante que los artistas investiguen los lugares en dónde van a aplicar y los agentes a los que se quieren dirigir, lo cual se tendrá en cuenta a la hora de presentar la propia obra. Con esta finalidad, durante el workshop se detalló los puntos cruciales que deben tener los portfolios, empezando por una biografía con la formación, las influencias y búsquedas profesionales de cada uno. “Hay que comprender que ésta es una instancia de name-dropping para mostrarse y hacer autobombo. No hay que tener pudor en hablar sobre quién es uno”, explicó. Por último, dio cuenta del desarrollo del statement, uno de los documentos más pedidos en la actualidad. Este texto es una declaración que manifiesta una postura en el campo del arte, en el cual se observa “cómo se concibe a sí mismo el artista, cuáles son sus intereses y su relación con el medio al que pertenece. Además de los medios elegidos, la relación con lo compositivo o principios de diseño, es decir, sus valores estéticos”.

A pesar de la complejidad del acceso al sistema del arte, estos tres ejes propuestos, vienen a ser una buena manera de comprender aquellos ítems fundamentales para ingresar al circuito, haciendo más amena la experiencia del artista. 


 

espaciocabrera@palermo.edu