Domingo 29 de Noviembre 2020

Publicado el 3.Jul.2019

Distintas miradas sobre el rol de la tecnología

Muestra final de curso

Al finalizar la materia Arte y Tecnología dictada por Oligatega Numeric, los estudiantes exhibieron sus proyectos en Espacio Cabrera, apropiándose de toda la sede para configurar un recorrido que concluía en el espacio. De esta manera, expusieron obras de videoarte junto a instalaciones, en donde se observaron objetos de diversas disciplinas y dispositivos tecno-artísticos. Tal como propuso esta experiencia, el cruce de la producción artística y aquello del orden tecnológico se hizo presente en cada una de ellas, teniendo como premisa el trabajo colectivo y las influencias de los nuevos medios en la sociedad contemporánea.

Así nos encontramos con obras que pusieron en tela de juicio la construcción de la identidad, como sería el caso de S.O.D.A (Si observás, desconectás la automaticidad) de Ramón De Oromí. Ésta viene a ser la proyección de una performance realizada por Ramón que registra movimientos rutinarios en un espacio personal, junto a una serie de sonidos cotidianos que no coinciden con lo observado en el video. De esta forma, planteó la superposición de dos elementos inconexos para producir una sensación de extrañeza, que invite a repensar nuestras acciones. Particularmente las que aluden al sujeto funcional al sistema, en términos de alienación, con la intención de deconstruir aquel carácter mecánico y pasivo que nos atribuyeron en la modernidad.

Continuando con esta línea conceptual se presentó, La heroína de las mil máscaras de Marcel Márquez, quien trabajó la identidad mediante lo multicultural. Desde la revisión de los antepasados y la reinterpretación de la cultura, Marcel intentó buscar los orígenes emergentes de su contexto, manteniendo una mirada crítica sobre la manipulación de las prácticas de las diversas culturas que conviven en la sociedad occidental. Esto lo generó a través de un registro audiovisual y una serie de fotografías, que documentaron una instalación que invitaba al público a transitar por una habitación oscura, en donde se posaban sobre los rostros de los espectadores un video en loop de máscaras con motivos sonoros y visuales, cuyos trazos y colores nos recuerdan a los objetos de las ceremonias africanas.

Al mismo tiempo, se expuso en una sala próxima la obra Fantasía exótica de Victoria Young, en donde exhibió un autoretrato escultórico bajo una luz roja intensa, el cual estaba rodeado por neones azules. Estos últimos, como si fueran cables, parecían estar conectados a un video dispuesto sobre la pared, siendo las imágenes proyectadas una representación del laberinto de esa mente. Así puso en escena sus deseos, fantasías y demonios internos, apelando a la intimidad como una plataforma posible de autoreflexión y decodificación de las expresiones de su universo.    

Mientras que piezas como Soy QR de Manuel Adaro y Viaje a la vida de Agustín Alzamora, nos mostraron cómo nos relacionamos con el mundo mediante la tecnología. En la primera, Manuel dispuso por el espacio los QR de distintas cuentas de usuarios pertenecientes a las redes sociales más usadas, invitando al espectador a escanearlos para evidenciar cuán expuestos estamos. En otras palabras, exploró los medios que generan nuestra realidad, como lo sería la información recortada que utilizamos a la hora de hacer publicaciones en estas plataformas. En la segunda, nos encontramos con el extremo del uso tecnológico, en la cual Agustín construyó un dispositivo compuesto por tan solo un video reproducido por un celular, un par de auriculares y un Cardboard. A través de éste introdujo al público a una dimensión alternativa, presentándonos una experiencia puramente virtual, que permitía explorar un recorrido montañoso y desértico desde la comodidad de la sala.

Si bien cada obra tiene su particularidad, su articulación logró cumplir con su objetivo: el convocar mediante el videoarte a la reflexión acerca de cómo nos percibimos a nosotros mismo y de qué manera observamos el mundo que nos rodea. Lo cual nos lleva inevitablemente a preguntarnos sobre qué decidimos ver y aquello que se nos escapa.

Expusieron: Manuel Adaro, Alma Altoe, Agustín Alzamora, Maria Victoria Bearzi, Ramón De Oromí, Ezequiel Gómez, Valeria Gómez, Marcel Marquez, Luis Repilloza, Lucia SDLH y Victoria Young.

Tutor: Oligate Numeric (Alfio Demestre, Mariano Giraud, Maximiliano Bellman y Mateo Amaral).


 

espaciocabrera@palermo.edu